Recién Nacido

Cuidados del recién nacido

 

Si tienes por primera vez un hijo, es normal que tengas muchas dudas respecto de los cuidados que necesita. A continuación te entregamos pequeños tips que te pueden ayudar en esta linda etapa de tu vida.

 

Cuidado de la piel:

La piel es el órgano más grande del cuerpo y su principal función es ser una barrera protectora.

El recién nacido debe acostumbrarse a este nuevo hábitat, su piel es mucho más delgada que la de un adulto, por lo tanto es muy importante poner atención en su cuidado, sobre todo en los primeros meses.

  • La humectación:

La piel de algunos bebés, los primeros días de nacido se descama o enrojece pero luego de las primeras semanas se suavizará. Es recomendable hidratarla diariamente con productos hipoalergénicos. Si notas alguna reacción debes consultar a tu médico.

 

  • Detergentes:

Los bebés pueden presentar rechazo a los componentes de la ropa nueva. Por esto, se sugiere lavar toda su ropa y sábanas nuevas, siempre con un detergente neutro y por separado.

 

  • Protección solar:

Los bebés de cualquier edad no deben exponerse de manera directa al sol. La primera barrera es su vestimenta, si los días son más cálidos puedes vestirlo con ropa liviana de algodón que le cubra piernas y brazos, si salen a pasear asegúrate de ponerle un sombrero que le proteja la carita. Evitar la exposición durante las 10:00de la mañana y las 15:00 hrs. es lo ideal.

 

El cordón umbilical:

Después del nacimiento, el cordón umbilical se sujeta con una pinza especial y se corta cerca del cuerpo del bebé en un procedimiento indoloro, quedando el muñón umbilical.

  • El muñón se secará y caerá entre la primera y tercera semana de vida, quedando una pequeña herida que cicatrizará pronto.
  • Los primeros días debes mantener el ombligo del bebé limpio, seco y expuesto al aire. La mayoría de los pañales para recién nacidos vienen con el corte. No es recomendable usar alcohol para la limpieza.
  • Evita darle baños de tina y los enteritos de una sola pieza hasta que se caiga el muñon.

No trates de sacarlo, se caerá solo.

 

 

El primer baño:

Es recomendable  que el primer baño del bebé se realice después de la caída del cordón umbilical, esto le evitará infecciones.

  • Evita exponer al bebé a cambios bruscos de temperatura, lo ideal es que su bañerita este cerca del lugar donde lo desvestirás y luego lo vestirás.
  • Utiliza jabón hipoalergénico neutro, recuerda que su piel aún es muy delicada.
  • No es necesario un baño diario, tu bebé no se ensucia ni transpira como un adulto. Sin embargo, si decides hacerlo diariamente no hay inconvenientes, sobre todo si el baño lo relaja y lo calma.
  • Trata de que este sea un momento de entretención para ti y para tu hijo, aprovecha de mimarlo y acariciarlo fortaleciendo tu apego.

 

 

El sueño :

Los recién nacidos duermen un promedio de 16 horas diarias, pero casi nunca duermen durante más de tres a cuatro horas seguidas, de día o de noche, durante las primeras semanas de vida.

  • Algunos bebés necesitan dormir mucho menos y otros mucho más. El sueño de un recién nacido puede cambiar de un día para otro, es decir, puede dormir menos de lo normal un día y al día siguiente dormir más de lo normal.
  • Si tu bebé recién nacido se despierta para comer y le cambias el pañal al menos 6 veces al día, no hay de qué preocuparse, que duerma todo lo que quiera.
  • Entre las 6 y 8 semanas de edad, la mayoría de los bebés empiezan a dormir durante periodos más cortos durante el día y periodos más largos durante la noche, aunque por lo general se siguen despertando para comer durante la noche. Sabemos que te parecerá una eternidad, pero pronto cambiará.

 

 

El cambio de pañal:

Cambiar el pañal de tu bebé será una de las primeras tareas que tendrás luego de su nacimiento. Con el tiempo te volverás una experta, pero al principio no está demás algunas recomendaciones.

  • El meconio constituirá la primera evacuación de tu bebé, es más espeso y pegajoso y manchan la piel de un modo más intenso. El algodón húmedo o una toallita húmeda eliminará los restos que puedan estar pegados en la piel sin causar irritación.
  • Para el cambio del pañal, no debes olvidar limpiar los pliegues que se forman entre los muslos y las nalgas. La limpieza del lactante se hace de delante hacia atrás (nunca al revés, sobre todo en las niñas, para evitar diseminar las bacterias procedentes del recto, que pueden provocar infecciones en el aparato urinario). Para este proceso te recomendamos utilizar toallitas húmedas.
  • Es importante que el bebé esté seguro y con su espalda bien apoyada al momento de mudarlo y sobre una superficie limpia.
  • Para evitar la dermatitis del pañal debes usar una Crema o pomada protectora, esto evitará las irritaciones que le pueda producir el contacto de sus deposiciones con la piel.
  • Asegúrate de no dejar el pañal muy ajustado a la guatita del bebé.

 

 

 

 

Queremos acompañarte en esta linda etapa. Encuentra aquí los productos necesarios para cuidar a tu bebé.