Experimentar, un juego que ayuda a su crecimiento.

El crecimiento neurológico de un niño al cumplir el año de vida, se desarrolla principalmente a través de las experiencias que le trae descubrir e interactuar con todo lo que le rodea.

En esta etapa debemos tener especial cuidado con enchufes, elementos pequeños que puedan tragar, etc. Recuerda que todo le llama la atención.

Cómo podemos potenciar el aprendizaje del niño, es una muy buena pregunta, ya que en esta etapa las mamás se vuelven muy aprensivas. Es importante dejarles su propio espacio, siempre muy vigilantes, para que descubra por sus medios lo que más le agrada.

Puedes dejar que te ayude a sacar tus compras del supermercado o que ordene sus juguetes, esto le resultará un juego muy atractivo.

Los correpasillos y pelotas podrán convertirse en sus juguetes favoritos, esto dará movilidad a sus piernas, le permitirá correr y dar impulso los objetos con los pies.

El momento del baño es una excelente alternativa para que se relacione con sus juguetes, los sumerja y vaya descubriendo todo lo que puede hacer con ellos.