Los secretos de la leche materna

Contiene más de 200 moléculas de azúcar, cuatro veces más que las de cualquier otro mamífero.

Expertos del Instituto de Fisiología de la Universidad de Zurich (Suiza) realizó un exhaustivo análisis a la leche materna y los resultados sorprendieron a muchos: esta leche posee más de 200 moléculas de azúcar diferentes, muy por encima de las 30-50 que se encuentran, en la leche de ratón o en la de vaca.

La investigación publicada en la revista Trends in Biochemical Sciences, señala que “los bebés nacen estériles de bacterias en sus intestinos” pero que “a los pocos días, cuentan con millones de ellas y a la semana, con miles de millones y todo gracias, precisamente, a los azúcares que provienen la leche de la madre”.

Cada uno de estos 200 azúcares está relacionado con el fortalecimiento del microbioma del recién nacido y son los que permiten el crecimiento de estas bacterias benéficas.

La leche de los primeros días, es rica en proteínas, vitaminas y células inmunes. Es precisamente esta “primera leche materna se encarga de favorecer la colonización del intestino por grupos específicos de bacterias”, señala el co-autor del estudio, Thierry Hennet, de la Universidad de Zurich.

Otros componentes como inmonoglobulina A (IgA) y oligosacáridos son protectores de infecciones gastrointestinales y también ayudan al desarrollo de la microbiota.

A ello, la doctora Eliana Muñoz, pediatra y nutrióloga infantil de Clínica Las Condes, agrega que“la lactancia materna es fundamental en el menor de 1 año y ojalá en forma exclusiva durante los primeros 6 meses de vida, ya que ésta contiene todos los nutrientes que el niño necesita a esta edad en forma equilibrada, natural y segura, de acuerdo a las necesidades nutricionales del niño y a sus procesos madurativos”.