Buscando la independencia

Entre los 2 y 3 años tu hijo empieza a desarrollar su individualidad, siente vergüenza, se reconoce en el espejo, se vuelve más testarudo y una de sus palabras favoritas es “NO”. A veces se mostrará cariñoso y en otras oportunidades buscará alejarse de ti.

Las sugerencias más comunes a esta edad son:

  • Ponerle límites. Hay cosas que definitivamente no se pueden hacer y otras en la que puede elegir.
  • No le obligues a compartir sus juguetes. A partir de los 3 años en adelante será más fácil para el niño compartir y prestar sus cosas.
  • No te rías de sus travesuras aunque debes saber que muchas veces son “experimentos” que aumentan la conciencia de sí mismo.
  • Para enfrentar una pataleta, debes ejercitar la paciencia pero también la firmeza, es importante que ambos padres estén de acuerdo, si uno de ellos pone un límite, debe ser respaldado por el otro.
  • Cuando el niño emita una conducta agresiva hacia otro niño, es importante que respondas con calma, sin demostrar agresividad o rabia. Debes explicarle de forma firme pero sencilla que eso no debe hacerlo.